Sol ardiente de junio

Sol ardiente de junio
Flaming June (1895), de Frederic Leighton

Sol ardiente de junio

Una hermosa pieza de extravagancia, como la definió el coleccionista de Arte Samuel Courtauld, la icónica pintura victoriana de Frederic Leighton, atisbo de un instante efímero y reflejo de una actitud incidental de una modelo agotada, que tenía una muy curiosa y sutil figura. Se llamaba Dorothy Johns, y de nuevo posó para el artista bajo un sol ardiente de junio. La bella londinense estaba considerada una de las mujeres más hermosas, por su piel aterciopelada y la serenidad y dulzura de su rostro. Un reposo arrebatador que parece imperturbable, pero que a la vez provoca un cierto desasosiego al contemplar las curvas invisibles que se insinúan, envueltas en los pliegues de un vestido naranja, deslumbrante, que contrasta con un trozo de cielo celeste y un sillón marrón, donde la lozanía reposa en una postura imposible.

Una composición que recuerda a un joven Leighton en Florencia, cuando quedó impregnado del Renacimiento y un cierto academicismo. Courtauld, la llamó “la pintura más maravillosa que existe…”. Algunas décadas más tarde, cuando el compositor inglés Andrew Lloyd Webber pidió dinero a su familia para comprar Sol ardiente de junio, su abuela le dijo: “No voy a tener basura victoriana en mi departamento”.

Yendo de un propietario a otro, mientras pasaba de moda, la obra estuvo colgada durante un tiempo detrás de un falso panel de la repisa de una chimenea en una casa en Clapham Common, en las afueras de Londres. Desapareció durante décadas, hasta que fue misteriosamente descubierta de nuevo, resucitando en la época más improbable, en 1962, cuando Andy Warhol pintaba latas de sopa Campbell, momentos en que el arte victoriano fue estigmatizado por ser mojigato y sentimental.

El fundador del Museo de Arte de Ponce, Luis A. Ferré, viajaba por Europa comprando obras para el museo. Cuando vio Sol ardiente de junio escondida en un rincón de la galería del comerciante de arte Jeremy Stephen Maas, de inmediato se enamoró de la pintura, y sólo tenía que pagar dos mil libras (ocho mil dólares de hoy), para adquirirla. La obra finalmente atravesó el Atlántico en búsqueda de su nuevo hogar en la isla caribeña de Puerto Rico, donde la cuidaron muy bien en el museo.

Dormida o semidormida, ella ha recorrido un mundo escondida en los pliegues traslucidos que, tanto revelan como ocultan, un cuerpo armónico, casi inerte, pareciendo representar la idea de la muerte. Para Leighton esta obra fue esa chispa espontánea que luego transformó en un trabajo metódico y meticuloso.

Sol ardiente de junio es atractiva y difícil de alcanzar, fascinante o irritable, tal vez por la misma razón. La calidad emulsiva de esta obra nos embulle en un círculo de cuestiones: ¿Está esta mujer dormida o está fingiendo?, ¿qué está soñando?, ¿es quien dice ser? Probablemente sea una oda a la belleza, simplemente, que nos da la libertad de proyectar lo que queramos sobre la imagen de una mujer que descansa tranquila. 

Anabel Flores

Periodista, amante de la pintura y de la literatura. Le apasiona su trabajo: los informativos de televisión, hacer entrevistas a mentes inquietas y descubrir a personas para luego contarlo. Espontánea y arriesgada, y con infinitas ganas de aprender.